PRUEBA DE FOTOGRAFÍA ACUÁTICA

Este último fin de semana de agosto y aprovechando que tenia que hacer una sesión fotográfica a una modelo en una playa a las afueras de Barcelona, quería probar una cosa:
Tras las fotos tradicionales en la arena y en la orilla, la modelo y yo nos metimos en el agua.
Para ello me había comprado una cámara kodak de carrete  de “usar y tirar”, con la característica de que la cámara se podía mojar ( y por un precio de 5euros).
La idea era hacer fotos muy próxima a la acción ( acercándome mucho a la modelo ) y disparar justo cuando las olas se acercaban o rompían sobre la modelo.
Lamentablemente la calidad de las fotos no es muy buena ( sobre todo si la quieres ampliar un poco ya que enseguida se pixela la imagen), aunque por 5 euros tampoco puedes pedir mucho mas.
Dado que el día fue ventoso y había bastantes olas, la experiencia fue muy positiva y divertida, ya que tanto la modelo como yo, éramos continuamente revolcados por las olas.
Por eso en los próximos días (y antes de que llegue el mal tiempo), espero comprarme una cámara compacta sumergible, casi seguro que será la canon powershot D 10 o una panasonic y practicar un poco más este estilo de fotos ya que además de que me ha gustado la experiencia, creo que será bueno poder aportar a la sesión de fotos de una modelo, algunas de este estilo.
Ya os mantendré informados.

A %d blogueros les gusta esto: